abierta la convocatoria!!!!!
11º CURSO DE CAPACITACION Y FORMACION
EN TABAQUISMO PARA PROFESIONALES DE LA SALUD UATA 2020
FECHA DE INICIO VIERNES 17 DE ABRIL

LA IMPORTANCIA DE INCORPORAR EL ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL EN EL TRATAMIENTO DE CESACIÓN TABÁQUICA
15 de noviembre 2019 - Asociación Médica Argentina

TERCER JUEVES DE NOVIEMBRE
DÍA INTERNACIONAL DEL AIRE PURO
LEER

·        Lema OMS 2019:
Tabaco y Salud Pulmonar

CONVENIO MARCO DE LA OMS PARA EL CONTROL DE TABACO (CMCT)

Es el Primer Tratado Internacional de Salud Pública bajo auspicio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), adoptado por unanimidad en la 56º Asamblea Mundial de la Salud en 2003. El CMCT establece una acción integral para combatir la epidemia de alcance mundial y una estrategia global para enfrentar las estrategias de la industria tabacalera de alcance multinacional.

• Principales medidas que incluye:
Ambientes 100% libres de humo
Advertencias con imágenes en los paquetes
Prohibición de la publicidad, promoción y patrocinio
Aumento de impuestos al tabaco
Combate al comercio ilícito

Para conocer el texto del CMCT haga clic aquí

Para conocer las Directrices de aplicación del CMCT haga clic aquí.

https://www.who.int/fctc/text_download/es/

Situación del CMCT
Fue ratificado por más de 180 países y Argentina es uno de los muy pocos países del mundo que falta ratificar.
Casi todos los grandes productores de tabaco han ratificado (China, Brasil, India, Turquía, etc.)
En el año 2003 el Presidente Kirchner firmó el Convenio Marco (CMCT) el cual fue girado al Senado (2004) y desde entonces está pendiente de tratamiento.
En el 2010 hubo una fuerte presión de la sociedad civil a través de una Coalición de 80 organizaciones entre las cuales UATA fue una de las fundadoras junto con Asat y FIC, integrada por las principales sociedades médicas (SAP, SAC, FAC, AAMR, AAOC, SAMIG, AMA, FUCA, etc.), las facultades de medicina nucleadas en AFACIMERA; instituciones como LALCEC y varias organizaciones de pacientes, que reclamaron la urgente ratificación.
• En 2011 el debate sacó del medio el Convenio para poner en su lugar la sanción de una ley nacional. La Ley 23.667 sancionada en 2011 contempla muchas de las medidas que establece el Convenio, pero no lo sustituye, dado que los Tratados Internacionales tienen en nuestro país jerarquía Constitucional.
• Hace 40 años que la industria tabacalera viene interfiriendo y evitando legislación sanitaria efectiva para el control del tabaco.
La oposición manifiesta la encabezan algunas provincias tabacaleras. Sin embargo, no son los productores sino la industria tabacalera multinacional la verdadera perjudicada por el Convenio.

Efectos de la ratificación
La implementación de las medidas del Convenio reducirá progresivamente el consumo y por consiguiente la venta de cigarrillos a nivel mundial.
Ello no afecta la recaudación impositiva, pues existe un amplio margen para aumentar impuestos sin que disminuya la recaudación (ver apartado impuestos).
• La ratificación argentina no tiene efectos negativos en los productores agrícolas, que exportan el 85% de la producción de tabaco. El mundo en su inmensa mayoría ya ratificó y las principales medidas de aplicación local ya están vigentes por la Ley 26.687.
Los efectos negativos en las economías regionales son un mito levantado por la industria del tabaco.
Tampoco el Convenio afecta el FET (Fondo Especial del Tabaco) como sostienen algunos legisladores. No hay ningún artículo del Convenio que vaya en contra de los subsidios agrícolas. Todo lo contrario, el Convenio alienta los aumentos de impuestos y la promoción de alternativas económicas para ayudar a los productores que a mediano o largo plazo lo requieran.
En países como Brasil que ha ratificado el Convenio hace varios años, la superficie cultivada con tabaco se incrementó (exporta como nosotros, la mayor parte de su producción).
La falta de ratificación nos presenta en el mundo como un territorio dominado por la industria tabacalera.
Fractura la posición de MERCOSUR y países asociados que están todos alineados excepto la Argentina.
Argentina por no haber ratificado está impedida de participar en el Protocolo de Combate al Comercio Ilícito de Tabaco, una estrategia mundial para enfrentar el contrabando, la evasión y la fabricación ilegal, junto con los consecuentes mecanismos asociados de lavado de dinero.
Todo ello deteriora la imagen de nuestro país y restringe numerosas posibilidades de cooperación.

BASTA DE ENGAÑOS. HAN TRANSCURRIDO MAS DE 15 AÑOS DE DEMORA.
ARGENTINA DEBE RATIFICAR YA EL CONVENIO MARCO